La epistaxis, más comúnmente llamada hemorragia nasal, puede ser alarmante para cualquier dueño de mascota. Nadie quiere ver a su perro con dolor, y mucho menos sangrado. Existen diferentes causas de epistaxis en perros, algunas requieren más atención veterinaria emergente que otras. Obtenga más información sobre las causas y las medidas preventivas que puede tomar.

Causas de la epistaxis en perros

La causa más común de hemorragia nasal aguda en un perro será un trauma o una infección en el tracto respiratorio superior. Si su perro es propenso a los accidentes o tiene mucha inflamación en sus fosas nasales debido a una infección crónica, es posible que vea algo de sangrado (generalmente) en una de las fosas nasales. En casos más raros, un objeto extraño (es decir, hierba, colas de zorro, etc.) que se aloja en las fosas nasales de su perro o la ingestión de rodenticida también puede hacer que le sangra la nariz..

Los perros jóvenes que les gusta investigar cosas en la casa pueden tener un mayor riesgo de epistaxis inducida por toxicidad, mientras que los perros de mediana edad a mayores tendrían un mayor riesgo de una enfermedad autoinmune que puede causar epistaxis. Los perros a los que se les permite deambular sin supervisión tienen un mayor riesgo de epistaxis causada por un trauma, independientemente de la edad..

Otras causas más crónicas de epistaxis pueden incluir cosas como hipertensión, enfermedades dentales e infecciones, crecimientos o tumores dentro de las fosas nasales, trastornos de la coagulación, infecciones fúngicas, problemas con los niveles de proteínas en la sangre o ciertas enfermedades transmitidas por garrapatas..

Típicamente, el sangrado unilateral, que es el sangrado de una sola fosa nasal, es indicativo de una infección dental, un crecimiento asociado con el lado sangrante o un objeto extraño en el lado sangrante. El sangrado bilateral, o sangrado de ambas fosas nasales, generalmente se observa con trastornos de coagulación, infecciones de las vías respiratorias superiores y / o hongos, o trauma.

Doberman Pinschers es la raza de perro más probable que sufra un trastorno de coagulación congénito llamado enfermedad de Von Willebrand. Sin embargo, esta enfermedad se hereda, por lo que los futuros propietarios de esta raza deben preguntarle al criador sobre la incidencia de esta enfermedad en su línea de reproducción si se compra a un criador..

¡Ayuda! La nariz de mi perro está sangrando activamente!

Si su perro sufre activamente una hemorragia nasal, trate de mantenerlo lo más tranquilo posible. Cualquier emoción adicional elevará la presión arterial de su perro y causará un aumento en el sangrado. Si su perro lo permite, coloque una compresa de hielo envuelta en un paño de cocina o varias toallas de papel sobre el puente de la nariz de su perro. Si su perro tiene el hocico corto (es decir, pugs, bulldogs, boxers, etc.) tenga cuidado de no cubrir completamente las fosas nasales que su perro pueda respirar alrededor de la bolsa de hielo. El frío del hielo funcionará para estrechar los vasos sanguíneos en las fosas nasales y puede frenar el flujo de sangre..

Una vez que se haya detenido el sangrado, llame y haga una cita para que su veterinario revise a su perro. Si cree que existe la posibilidad de que su perro se haya metido en algún medicamento, como los AINE humanos, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin) o el naproxeno (Aleve), o si tiene miedo de que hayan entrado en veneno para ratas, tómelos al veterinario de inmediato. Incluso si no crees que podrían haber entrado directamente en el veneno para ratas, si llegaron a un animal que pasó de la ingestión de veneno para ratas, tu perro aún estará en riesgo de toxicidad por el veneno.

Qué esperar en el veterinario

Su veterinario querrá un historial completo cuando ingrese, así que escriba todos y cada uno de los medicamentos que haya ingerido recientemente (en las últimas semanas), incluidos aquellos que fueron accidentes. Su veterinario también querrá saber de cualquier ingestión potencial de pesticidas, así como de cualquier excremento anormal. Durante el examen físico de su perro, su veterinario examinará detenidamente la nariz y las encías de su perro, así como sus ojos. Buscarán cualquier signo de dolor, hinchazón, enrojecimiento o cualquier otra anormalidad en esas áreas..

Una vez que su veterinario haya completado el examen físico, es posible que desee verificar el CBC (conteo sanguíneo completo) de su perro para verificar el porcentaje de glóbulos rojos en circulación para ver si su perro está anémico o no, así como para verificar los niveles de plaquetas de su perro . Si su perro está extremadamente anémico, es posible que desee realizar una radiografía abdominal para verificar si hay líquido libre (que podría ser sangre) en el abdomen. Su veterinario también puede tomar muestras de las fosas nasales de su perro y revisarlas bajo el microscopio en busca de bacterias u hongos que puedan estar causando una infección.. 

Tratamiento para la epistaxis

El tratamiento para una hemorragia nasal dependerá de la causa subyacente. Las infecciones por hongos requerirán medicamentos antimicóticos y las infecciones bacterianas requerirán antibióticos. Será necesario retirar los objetos extraños, lo que puede requerir que su perro sea sedado. Las infecciones dentales que causan una hemorragia nasal requerirán un procedimiento dental para que se pueda extraer el diente ofensor. Crecimientos, cánceres, enfermedades transmitidas por garrapatas, coagulopatías, hipertensión y trastornos de las proteínas sanguíneas pueden requerir un tratamiento más extenso y continuo..

En general, la epistaxis causada por una infección dental, bacteriana o fúngica tiene un buen pronóstico. Si se detecta a tiempo y con tratamiento, la toxicidad por la ingestión de rodenticidas o AINE puede ser buena, pero si el tratamiento no se busca rápidamente, el pronóstico puede cambiar a vigilado o incluso grave. Las enfermedades crónicas y / o subyacentes que causan epistaxis pueden tener un tratamiento más difícil o, al menos, más prolongado. Los crecimientos o tumores que se encuentran dentro de las fosas nasales, ya sean benignos o no, pueden progresar a un tamaño donde el tratamiento sintomático y el tratamiento médico ya no sean posibles..

La epistaxis puede ser el resultado de algo tan diminuto como chocar con una mesa de café hasta algo tan grave como la toxicidad por veneno para ratas. Si su perro comienza a sufrir una hemorragia nasal, mantenga la calma, trate de controlar el sangrado y busque atención veterinaria lo antes posible..