InicioGatosGatos Salud y bienestarEnfermedad del saco anal en gatos

Enfermedad del saco anal en gatos

Los sacos anales no son algo obvio en un gato, pero todos los gatos los tienen. En la mayoría de los gatos, estas pequeñas partes del cuerpo generalmente no presentan problemas, pero algunos gatos pueden desarrollar problemas que causan problemas con las funciones corporales normales y el dolor. Debido a esto, es importante que los dueños de gatos estén conscientes de las posibles enfermedades que pueden tener los sacos anales y qué signos deben buscar en su gato..

¿Qué son los sacos anales en los gatos??

Los sacos anales también se conocen como glándulas anales y son dos pequeñas partes del cuerpo con forma de globo ubicadas a ambos lados de la abertura rectal de su gato. Están justo debajo de la superficie de la piel y tienen un pequeño conducto que conecta el saco con el recto. Esto permite que el contenido de los sacos anales se vacíe en las heces cuando un gato defeca. Esto ocurre debido a la presión natural que se ejerce sobre estos sacos cuando las heces pasan por ellos..

Los sacos anales secretan un fluido con mal olor que también puede espesarse en una pasta. Esta secreción actúa como un marcador de olor para que un gato marque su territorio y es similar a lo que rocía una mofeta. Casi todos los mamíferos tienen sacos anales que sirven para este mismo propósito..

Tipos de enfermedades del saco anal en los gatos

Si bien los sacos anales normalmente están fuera de la vista y de la mente, ocasionalmente pueden desarrollar problemas que requieren atención veterinaria. Las glándulas anales pueden quedar impactadas, inflamadas e infectadas, lo que impide que las secreciones salgan del saco. Si las secreciones continúan acumulándose y no pueden salir, el saco puede estallar o romperse creando una nueva abertura en la piel y el saco al lado de la abertura rectal. Por supuesto, esto es muy doloroso para tu gato.

Lee mas  Enfermedad de Addison en gatos
Lee mas  Diarrea en gatos

Los sacos anales también pueden desarrollar masas o tumores en ellos. Al igual que una infección y una impactación, estas masas pueden evitar que las secreciones salgan del saco y también pueden causar problemas con la defecación..

Signos de enfermedades del saco anal en los gatos

  • Llorando al defecar
  • Sangre en las heces
  • Sangre en las superficies después de sentarse o acostarse
  • Secreciones pegajosas del saco anal en las superficies después de sentarse o acostarse
  • Mal olor del extremo posterior
  • Un agujero adicional en la piel cerca del área rectal.
  • Deslizarse o arrastrar el extremo trasero en el piso
  • Lamer incesantemente en la abertura rectal
  • Mordiendo la abertura rectal o el extremo posterior

Las enfermedades del saco anal al principio causarán molestias menores junto con un notable líquido de la glándula anal en las superficies y un mal olor. A medida que el problema crece, su gato puede llorar de dolor al defecar y se puede ver sangre en las heces y en las superficies donde se sienta o se acuesta. Lamer en exceso o incluso morder en la abertura rectal o el área general del extremo posterior es una señal de que las cosas también se están volviendo muy incómodas o dolorosas. Se puede ver el arrastre o arrastre del extremo trasero en un esfuerzo por aliviar la presión o el dolor en los sacos anales antes de que finalmente se produzca una ruptura de la glándula anal. Una ruptura es muy dolorosa, por lo que un gato generalmente llorará y se notará un orificio adicional junto a la abertura rectal junto con una gran cantidad de sangre y secreciones del saco anal.

Lee mas  Diarrea en gatos
Lee mas  Hiperlipidemia en gatos

Causas de las enfermedades del saco anal en los gatos

Si no se permite que los sacos anales se expresen naturalmente cuando un gato defeca, se producirán problemas debido a las bacterias y la inflamación que se acumula en los sacos. Varias cosas pueden evitar que las glándulas anales se expresen y, por lo tanto, contribuyen a esta acumulación poco saludable.

  • Diarrea – Las heces blandas y la diarrea no ejercen suficiente presión sobre los sacos anales de un gato y, por lo tanto, no alientan a que se expresen. Esto se puede ver con una variedad de enfermedades, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).
  • Obesidad – Si un gato es demasiado obeso, los conductos desde los sacos anales hasta la abertura rectal pueden comprimirse o inflamarse y no permitirán que salgan las secreciones..
  • Masas – Si un tumor o una masa está bloqueando el drenaje de los sacos anales, es posible que las secreciones no puedan vaciarse.
  • Estreñimiento – Si un gato tiene dificultades para defecar o no puede defecar debido a diversas enfermedades u otros problemas como el megacolon, los sacos anales no se expresarán naturalmente y son propensos a desarrollar problemas.
  • Alergias – Las alergias pueden causar demasiada inflamación en o alrededor de los sacos anales y pueden evitar que las secreciones se drenen.

Tratamiento de enfermedades del saco anal en gatos

Si los sacos anales se ven afectados, deberán drenarse. Esto puede hacerse apretando físicamente los sacos o puede requerir una incisión quirúrgica para permitir que el saco drene. Un veterinario realizará un examen físico para determinar qué es necesario para aliviar a su gato. Se recetarán antibióticos, analgésicos y ocasionalmente dietas especiales para ayudar en la recuperación de su gato..

Lee mas  ¿Por qué mi gato está vomitando alimentos no digeridos?
Lee mas  ¿Pueden los gatos comer pasta?

Cómo prevenir las enfermedades del saco anal en los gatos

Lo mejor que puede hacer para ayudar a prevenir la enfermedad del saco anal en su gato es evitar que tenga sobrepeso y controlar su consistencia en las heces. La obesidad contribuye a una variedad de problemas, incluida la enfermedad del saco anal, por lo que al aumentar la actividad física y disminuir la ingesta de calorías, puede ayudar a mantener a su gato en forma y, con suerte, sin problemas del saco anal. Además del peso de su gato, también es importante controlar la consistencia de las heces para que las heces expresen regularmente los sacos anales. Los probióticos, prebióticos, fibra y otros ingredientes pueden ayudar a mantener las heces firmes y, por lo tanto, disminuir la probabilidad de que su gato tenga problemas de saco anal.

Stefanie Binder
Stefanie Binder
Amante de la naturaleza, ecologista, veterinaria.
RELATED ARTICLES