El linfosarcoma, comúnmente conocido como linfoma, es un cáncer del sistema linfático. Este cáncer común es más común en ciertas razas y afortunadamente se ha estudiado de manera significativa. Si bien la quimioterapia no es para todos los perros, el tratamiento y los perros entran en remisión y aumentan su tiempo de supervivencia.

¿Qué es el linfoma?

El linfoma es uno de los tipos de cáncer más comunes en los perros. El cáncer es una palabra que da miedo pero para desmantelar el cáncer no son más que células que no paran de bucear. Cada ell de nuestro cuerpo tiene un trabajo y una esperanza de vida programados en él. Las células cancerosas tienen su información mal programada y seguirán proliferando a costa de los cuerpos en los que residen. El linfoma es un cáncer que pertenece a un grupo de glóbulos blancos específicos llamados linfocitos. El linfoma se encuentra comúnmente en los ganglios linfáticos, pero puede crecer en cualquier parte del cuerpo. Puede localizarse en un área específica o extenderse por todo el cuerpo.

El linfoma puede desarrollarse a cualquier edad, pero se observa con mayor frecuencia en perros de entre 6 y 9 años y parece haber ciertas razas más afectadas que otras. Si bien cualquier perro puede desarrollar linfoma, se ve comúnmente en golden retrievers, boxers, bulldogs y west highland white terriers, por nombrar algunos.

Signos de linfoma

La mayoría de los dueños de mascotas notan una hinchazón en su mascota y la llevan al veterinario. Los ganglios linfáticos se sienten comúnmente debajo del cuello, en la parte delantera del pecho, debajo de las axilas de su perro, en la ingle y detrás de la rodilla. Vale la pena señalar que los ganglios linfáticos pueden agrandarse debido a la inflamación en otras partes del cuerpo. Durante un examen físico, cuando vea que su veterinario siente alrededor del cuerpo de su mascota, no solo está revisando si hay bultos y protuberancias, sino que también está sintiendo los ganglios linfáticos anteriores para detectar cualquier agrandamiento.

Lee mas  ¿Pueden los perros comer nuez moscada?

Dependiendo de cuánto haya progresado el cáncer, algunos dueños de mascotas pueden ver cambios más pronunciados como disminución del apetito, letargo general, pérdida de peso, problemas gastrointestinales graves y dificultad para respirar.

  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Pérdida de apetito
  • Letargo
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Fiebre

Causas del linfoma

Si bien un diagnóstico de cáncer para cualquier perro puede ser devastador, se desconoce la causa del linfoma. El linfoma en perros es similar al linfoma no Hodgkin en personas. En las personas, el linfoma no Hodgkin está relacionado con una inmunosupresión grave, como un trasplante de órganos. En perros, este vínculo aún no se ha probado. Si bien parece haber prevalencia de ciertas razas, esos vínculos genéticos no se han identificado.

Diagnóstico de linfoma

Cuando lleves a tu perro al veterinario, te harán pruebas para diagnosticar un linfoma. Sin hacer un diagnóstico, un veterinario no puede saber si una masa o un bulto es canceroso. Comenzando con un examen completo, su veterinario palpará los ganglios linfáticos de su mascota y determinará cuáles se sienten agrandados. Cuando se agranda un ganglio linfático, puede tomar una pequeña muestra en la sala de examen con una aguja. En el caso del linfoma, es probable que se muestre un ganglio linfático mediante una técnica de muestreo llamada aspiración con aguja fina. La aspiración con aguja fina se realiza sin sedación ni anestesia y no es más dolorosa que una mascota que recibe una vacuna. La muestra de células del ganglio linfático se coloca en un portaobjetos de vidrio, se tiñe para mejorar las estructuras celulares y se evalúa bajo el microscopio.

Lee mas  Dexametasona para perros

Su veterinario mirará las muestras de células en su hospital o las enviará a un laboratorio especializado para que un patólogo revise la muestra. Cuando se identifica la presencia de células cancerosas, el veterinario “estadificará” a su perro para ver cuánto ha progresado el cáncer. La estadificación implica múltiples diagnósticos para obtener una descripción general de qué órganos se han visto afectados. Un examen común incluye radiografías del tórax y el abdomen, una ecografía (sonograma) del abdomen, análisis de sangre que analizan la función de los órganos internos, los niveles de glóbulos rojos y blancos y análisis de orina.

Tratamiento del linfoma

La mejor apuesta para aumentar la supervivencia de su perro es consultar a un oncólogo veterinario certificado por la junta. Al igual que en las personas, cuando se padece una enfermedad muy específica es necesario acudir a un especialista. Los oncólogos veterinarios han realizado una residencia de tres años después de la escuela de veterinaria para permitirles centrarse en el diagnóstico, los tratamientos y los cuidados paliativos del cáncer.

El primer paso es clasificar a su perro y pedirle a un veterinario que obtenga un panorama general de la salud general y el alcance del linfoma. Recuerde, los perros están caminando y moviendo la cola y, en algunos casos, son ajenos a su propio linfoma. Después de que su perro haya sido clasificado, tendrá una consulta con un oncólogo donde revisará la salud general de su perro además del linfoma y discutirá sus opciones de tratamiento, incluidos los efectos secundarios como la supresión de la médula ósea.

Otros tipos de cánceres en perros pueden usar cirugía o radiación, pero el linfoma responde a la quimioterapia. La quimioterapia generalmente se administra a los perros semanalmente con inyecciones. Los perros tienden a tolerar bien la quimioterapia en general, pero pueden ocurrir náuseas y anorexia y otros signos gastrointestinales. La quimioterapia no puede curar el linfoma, pero puede ponerlo en remisión. La búsqueda de la quimioterapia implicó dedicación por parte de los dueños de las mascotas, no solo emocional y físicamente, sino también económicamente. A veces, el costo por sí solo puede ser una razón por la cual un perro no recibirá quimioterapia, pero existen opciones para usar esteroides solos cuando la quimioterapia no es una opción.

Lee mas  Qué hacer cuando su perro se rompe una pierna

Los tiempos de supervivencia variarán según la salud general de su mascota y la etapa del linfoma, pero con el tratamiento de quimioterapia en el que los perros logran una remisión completa, los perros tienen un tiempo de supervivencia promedio de 12 a 14 meses. Sin tratamiento, la esperanza de vida en perros con linfoma es de 1 a 2 meses. Su oncólogo revisará los detalles individuales de su perro y discutirá qué opción de tratamiento sería mejor para su perro. Incluso si la quimioterapia no es una opción, su perro puede sentirse más cómodo con esteroides y otros tratamientos paliativos.

Esperanza de vida de los perros con linfoma

Lo más probable es que se pregunte, después de que le diagnostican a un perro, cómo afecta esto a su esperanza de vida. Desafortunadamente, la respuesta no siempre es clara y el pronóstico depende de múltiples factores, incluido cómo se siente el perro, en qué etapa se encuentra el cáncer, en qué etapa se encontraba cuando se diagnosticó y los tratamientos utilizados. El pronóstico con la quimioterapia es relativamente bueno, y la mayoría de los perros experimentan una remisión parcial o completa y una esperanza de vida de alrededor de un año, en promedio.