Se sabe que a los gatos les encanta estar en lo alto del suelo. Su agilidad y habilidad para saltar se prestan muy bien para descansar en librerías, estantes y antepechos de ventanas. Hay varias razones por las que su gato dejaría de trepar repentinamente. Una razón, especialmente si el cambio de comportamiento de su gato es repentino, es una condición llamada Enfermedad del Disco Intervertebral, o IVDD para abreviar.

¿Qué es la enfermedad del disco intervertebral en los gatos?

La enfermedad del disco intervertebral, como sugiere su nombre, es una enfermedad de los discos intervertebrales de su gato. La columna vertebral de su gato se compone de vértebras y discos alternados. Las vértebras son los huesos individuales y los discos son esencialmente amortiguadores que amortiguan cada vértebra. Estos discos están hechos de una capa exterior firme, mientras que el interior tiene una consistencia más gelatinosa.

El IVDD ocurre cuando este interior gelatinoso se expulsa (o se hernia, de ahí el término hernia de disco) hacia la médula espinal. El principal problema con esto es que la médula espinal de su gato alberga sus nervios. Cuando un disco se hernia, los nervios pueden pinzarse. Esto puede provocar algo tan leve como dolor de cuello o espalda y tan grave como parálisis parcial o total. El IVDD es bastante común en perros, especialmente aquellos con patas más cortas, pero su incidencia en gatos, aunque posible, es más rara.

¿Qué causa la enfermedad del disco intervertebral en los gatos?

En algunos casos, un disco puede calcificarse o volverse más fibroso con el tiempo. Cuando esto sucede, la integridad del disco disminuye y tienen más riesgo de herniarse.

Lee mas  Cómo tratar la encefalitis en los gatos

Más comúnmente, el trauma de un impacto (como caer desde una gran distancia o ser golpeado por un vehículo) puede romper el disco, permitiendo que la parte interna se hernia. Los lugares más comunes para una hernia de disco en su gato serían el cuello y la mitad de la espalda.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del disco intervertebral en los gatos?

Los síntomas de su gato dependerán de dónde se encuentre el disco herniado en su columna vertebral. También pueden variar en gravedad dependiendo de qué tan gravemente se pellizquen los nervios.

Señales

  • dolor de cuello
  • dolor de espalda
  • cabeza colgante baja (indicativo de un problema de cuello)
  • actividad reducida
  • marcha descoordinada / disminución de la movilidad
  • dolor o debilidad en las extremidades anteriores (indicativo de un problema de cuello)
  • dolor o debilidad en las extremidades posteriores (indicativo de un problema de espalda)
  • una falta de voluntad o incapacidad para saltar
  • una espalda encorvada
  • pérdida del control de la vejiga o los intestinos

Más sutileza, puede notar que su gato puede dejar de comer su comida. El dolor extremo puede provocar inapetencia. Además, inclinar la cabeza hacia abajo para comer de un tazón en el piso puede generar mucho estrés en el cuello del gato.

Además, es posible que notes que tu gato deja de acicalarse como solía hacerlo. Si su gato tiene dolor de espalda, puede ser incómodo contorsionarse en una bola apretada para alcanzar ciertas áreas para limpiar. Si tu gato deja de acicalarse, es posible que comiences a notar que su pelaje está grasoso, enmarañado y que puede tener caspa.

Lee mas  8 formas de ayudar a tu gato a perder peso

¿Cómo se diagnostica la enfermedad del disco intervertebral en los gatos?

Cuando lleve a su gato al veterinario por sospecha de IVDD, lo primero que hará el veterinario será palpar la espalda de su gato. Al hacer esto, buscan signos de dolor. Estos signos pueden ser tan evidentes como el silbido o la vocalización de su gato, pero también pueden ser más sutiles, como los espasmos musculares de su gato cuando se presiona un área dolorosa.

Su veterinario también comprobará el sentido de propiocepción de su gato. Esta es solo una palabra importante para saber dónde se encuentra en el espacio. Su veterinario le dará la vuelta a las patas de su gato y verá qué tan rápido corrigen la ubicación de sus patas. Si su gato tiene un retraso en el tiempo o ni siquiera intenta enderezar la pata, eso es indicativo de un problema nervioso.

Otra herramienta útil para su veterinario es la evaluación de la marcha. Esto se hace fácilmente para los perros, pero puede ser más complicado para los gatos. La mayoría de los gatos no pueden ser paseados con correa de un lado a otro de un pasillo como lo hace un perro. Afortunadamente, vivimos en una era de tecnología maravillosa. Puede grabar fácilmente un vídeo del paso «normal» de su gato en casa y reproducirlo para su veterinario durante la visita.

Otro truco para evaluar rápidamente si hay un componente nervioso o no es comprobar la respuesta de dolor profundo de su gato. Para hacer esto, su veterinario pellizcará ligeramente los dedos de los pies de su gato. No con dureza, solo lo suficiente para ver si su gato intenta quitarle la pata.

Lee mas  8 formas de ayudar a tu gato a perder peso

Las imágenes también pueden ser una herramienta de diagnóstico útil. Las radiografías o rayos X pueden ayudar a descartar otras lesiones y pueden mostrarle a su veterinario si dos vértebras están más juntas que otras, lo que podría causar dolor. Sin embargo, las radiografías no mostrarán cambios en los discos intervertebrales de su gato. Para apreciar completamente los discos de su gato, se necesitarían imágenes avanzadas, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

¿Cómo se trata la enfermedad del disco intervertebral en los gatos?

Si a su gato se le diagnostica IVDD, su veterinario creará un plan de tratamiento según la gravedad de su caso.

En casos leves, su veterinario le recetará analgésicos y antiinflamatorios. Si su veterinario tiene un láser de terapia de frío, también puede recomendarlo para ayudar a disminuir el dolor y la inflamación y para ayudar a acelerar el tiempo de curación. A veces, la acupuntura también se usa como terapia alternativa.

Si el caso de su gato es más severo, es posible que se requiera cirugía para corregir la hernia de disco. Este es un procedimiento altamente especializado y requeriría un especialista veterinario para realizarlo.

Independientemente de la gravedad del problema, si se busca tratamiento y la médula espinal de su gato no está gravemente dañada (es decir, su gato todavía tiene esa respuesta de dolor profundo mencionada anteriormente), generalmente es posible una recuperación completa.